jueves, 1 de enero de 2009

QUESILLO



Este es el postre que engalana la cena de Fin de Año y ademas, nunca debe faltar en una piñata, o en una cena con la familia. Es casi como los tequeños, no hay quien lo deje de lado.
En toda casa había un quesillero, esto es el envase para hacerlo. Antes eran las latas de galletas saltinas tenían la medida justa y se iban poniendo negras de tanto uso. Ahora, cuando estas vienen en paquetes de plástico, tenemos que comprar el envase especial de aluminio con su tapa.
Lo mas delicado es el caramelo que debe hacerse en este mismo quesillero.














Colocan dos cucharadas de agua y dos de azúcar. Usen una cuchara grande de cocina. Lo ponen a hervir hasta que se caramelize y tome un color oscuro. Lo toman con cuidado y van circulando el quesillero para que el caramelo ruede por los bordes hasta que quede todo cubierto. Lo dejan enfriar a la temperatura ambiente.
Aparte van a batir doce huevos completos, con cuatro tazas de leche, dos de azúcar y una cucharillita de vainilla.
Cuando el quesillero este frío y forrado por dentro con el caramelo, le echan la mezcla de los huevos.
Lo ponen a cocinar al baño de marìa por una hora y media. Lo bajan, dejan enfriar. lo destapan a ver si esta duro y le meten un tenedor y este debe salir limpio. Si no está listo, lo continúan cocinando en el baño de maría.



Cuando esté, lo dejan enfriar y lo meten a la nevera por un día.
Para desmoldarlo lo voltean sobre un plato que sea un poco hondo porque a lo mejor le saldrá el caramelo y se puede derramar. Toquelo por el fondo, lo despegan por los lados y con mucho cuidado hacen que salga completo.
Si lo logran, ¡felicitaciones!porque no es facil.

1 comentario:

Lala dijo...

Tiene una pinta fenomenal .. el quesillo es como el flan ..??? Feliz Año ... un saludo ..