martes, 18 de noviembre de 2008

POLLO CON QUINCHONCHO


No solo tiene un nombre muy sonoro, sino delicioso y sobre todo, es toda una comida en un solo plato, además, muy barato.
Lo que necesitan es tener el quinchoncho hecho de algún menú anterior. Si no, pueden ponerle caraotas, de cualquier color…ya que las negras,… ¡están negras!...no se encuentran fáciles.
Yo tenía un paquete de tres pechugas. Las puse a cocinar con una cebollita. Luego guarde el líquido como caldo para otra receta. Lo saque, escurrí y corte en cuadritos.
Aparte, en un caldero, tenia dos cucharadas de mantequilla, cuando estuvo derretida, mas no hirviendo, le puse dos cebollines, una cebolla mediana y tres ajíes dulces, todos picados muy pequeñitos. Le fui dando vueltas con la cuchara de madera para que rehogaran poco a poco, a medida que la mantequilla se calentase. Cuando estuvieron bien blanditos y transparentes (la cebolla y el cebollín) le agregue los trocitos de pollo, vuelta y vuelta, la sal, la pimienta al gusto, salpicados de comino y orégano molido. Luego le agregue dos tazas del grano cocido, el quinchoncho, y medio pote de puré de tomate.
Continué dándole vueltas mojándolo con un vaso de vino tinto para que ayudase a fusionar los dos sabores. Lo tape, puse el fuego muy bajito y espere 15 minutos. El olor se desato maravillosamente y el sabor mejor aun.