martes, 11 de noviembre de 2008

LOMO DE COCHINO



Creo que superamos la guerra anti cochino y pro carnes blancas. La mayoría coincide en que la carne de su lomo es la más magra y gustosa que se puede encontrar.
En nuestro caso tenemos un pedazo de casi un kilo. Lo enrollamos con pabilo para que se sostenga redondito. Cuanto más tiempo lo tengan marinando en salsa de soya con su cebollita picada y ajo pelado, mejor.
Luego, en un caldero con aceite caliente, lo sellamos hasta que dore por todos los lados. Lo sacan y en ese aceite ponen la cebolla de la marinada, el ajo, si tienen cebollín, perejil y ajo porro, fantástico. Dejan que se doren, vuelven a colocar el lomo, le agregan la soya de esa misma marinada y le echan jugo de naranja hasta que lo tape. Cuando ya esta hirviendo. Lo apagan después de diez minutos; sacan el lomo y lo colocan en una bandeja para el horno que van a cubrir con papel de aluminio y, a temperatura de 200, lo dejan allí por media hora.
Reducen lo que les quedo en el caldero, poniéndole sal y pimienta al gusto. Esa será la salsa. Si no les gusta toparse con las piezas de los condimentos, pueden pasarla por la liquadora, pero no es necesario.
Dejen enfriar al lomo. Lo pueden guardar en el congelador para una emergencia o se lo comen allí mismo, caliente o frío. Eso si como tienen que cortarlo en ruedas, es mejor hacerlo cuando está frío…de la nevera.
En todo caso, siempre habrá que calentarle su salsa aparte y ya.