sábado, 7 de marzo de 2009



Con esta receta pueden obtener unos deliciosos tomates secos, a un costo muy solidario.

Las cantidades dependerán de su uso, si es para una sola ocasión o si desean, para guardar y tener a disposición para varias oportunidades. Son un excelente acompañamiento para ensaladas, pizzas, sandwiches, en fin hasta solos como pasapalos.

Tomen tomates perita que estén bien maduros. Los lavan y cortan, a lo largo, en cuatro partes y estas, a su vez por mitad. Así rinden mas....

Les sacan las semillas y van colocandolos en una bandeja, previamente engrasada con aceite, que vaya al horno, el cual ya han prendido a 200 grados.

Los rocían con aceite de oliva, le agregan orégano, sal y pimienta al gusto y, este es el secreto criollo, los espolvorean con papelón rayado.

Le bajan la temperatura al horno a 150 grados y meten la bandeja sin cubrirla.

Deben estar muy pendientes, para que no se quemen. Los sacan cuando vean que estén apenas dorados. Tengan cuidado porque se pueden quemar muy rápidamente.

Los dejan enfriar y colocan sobre un papel secante.

Ya están listos para comer. Si les sobran, los meten en un envase a la nevera en un envase tapado y van sacando cuando...¡les provoque!.

2 comentarios:

.... dijo...

muy buen blog, pero nadie postea, me parece injusto.

Anónimo dijo...

Es verdad, hacen la receta, se la comen y se olvidan de comentar...